La acusación y la defensa dieron este lunes sus alegatos finales en el juicio político que se sigue al presidente estadounidense, Donald Trump, en el Senado, con el país metido de lleno en la campaña para las elecciones de este año y a dos días de la esperada absolución del mandatario republicano, que este martes hablará ante ambas cámaras del Congreso.

Los fiscales de la Cámara de Representantes invocaron la historia, la Constitución y el sentido común para urgir a los senadores -y a todos los estadounidenses- a considerar las acciones de Trump no como algo aislado sino como un patrón de conducta que, si no se corrige, le permitirá “hacer trampa” en las elecciones de noviembre próximo.

La defensa del presidente respondió que el impeachment “exprés” de Trump fue apresurado y estuvo plagado de irregularidades, nada más ni nada menos que un esfuerzo por privar de legitimidad a su elección en 2016 y tratar de influir sobre los comicios del 3 de noviembre.

Senadores admitieron que los fiscales de la Cámara de Representantes probaron en esencia que Trump abusó de su poder y obstruyó al Congreso al haber usado ayuda militar para presionar a Ucrania a investigar al potencial candidato demócrata Joe Biden e interferir en las presidenciales y legislativas del 3 de noviembre.

El presidente no ha hecho nada malo; terminemos con la era de los impeachment de una vez por todas

Pat Cipollone, abogado de la Casa Blanca

Pero gran parte de los republicanos, que son mayoría en el Senado, consideran que las acciones de Trump no revisten la gravedad necesaria ni siquiera para ameritar un juicio político, mucho menos para destituir al presidente, por lo que su absolución se da por descontada en una votación prevista para la tarde del miércoles.

Con la suerte ya prácticamente echada, el Senado completó hoy cuatro horas de alegatos finales de la parte acusadora y la defensa, en una última oportunidad para que la ciudadanía en general y los votantes en particular terminen de formar su opinión en torno al que es apenas el tercer juicio político a un presidente en la historia de Estados Unidos.

“El presidente no ha hecho nada malo; terminemos con la era de los impeachment de una vez por todas”, dijo el abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone.

Los demócratas insistieron en en que, por más ambigua que sea la Constitución sobre qué acciones son susceptibles de ser juzgadas en un proceso parlamentario de destitución, la conducta de Trump como mínimo se apartó de la corrección y el presidente debe responder por ello.

En Estados Unidos, nadie está por encima de la ley, ni siquiera aquellos elegidos presidentes de Estados Unidos

Jason Crow, senador demócrata

El juicio político comenzó el mes pasado en el Senado luego de que el presidente fuera sometido a impeachment en la Cámara de Representantes en diciembre por abuso de poder y obstrucción de la investigación del Congreso.

“En Estados Unidos, nadie está por encima de la ley, ni siquiera aquellos elegidos presidentes de Estados Unidos; yo diría especialmente aquellos elegidos presidentes de Estados Unidos”, dijo a su vez el demócrata Jason Crow.

El precandidato demócrata Joe Biden

El precandidato demcrata Joe Biden

Los alegatos en el Senado llegaron en un agitado contexto político, el día en que los votantes de Iowa celebraban la primera elección de la temporada de internas para elegir al rival demócrata de Trump en noviembre (Joe BIden aparece como el rival más peligroso del actual presidente) y justo cuando el mandatario dará mañana su esperado discurso del Estado de la Unión ante ambas cámaras del Congreso.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/202002/429216-trump-a-un-paso-de-la-absolucion-tras-el-fin-de-los-alegatos-del-juicio-politico.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *