La banda española de pop Taburete, recientemente nominada a los premios Grammy Latino por su tercer álbum “Madame Ayahuasca”, presentará un recorrido por sus tres discos de estudio el 25 de octubre próximo en Buenos Aires, dentro una gira que también incluye a México, Uruguay, Perú y Chile.

Esta es la segunda vez que el octeto comandado por Willy Bárcenas (voz) y Antón Carreño (guitarra) desembarca en suelo argentino, luego de que en 2018 se presentara en una sala del barrio porteño de Palermo.

“Buenos Aires nos recuerda mucho a Madrid. Nos sentimos como en casa por la forma de ser de la gente, sus costumbres y la arquitectura de la ciudad…”, reflexiona Carreño en entrevista telefónica con Télam, mientras se toma unos días en Isla Canarias antes de viajar a Latinoamérica.

Es muy divertido volver a tocar en salas pequeñas porque es una forma de volver a nuestros inicios y conectar con el público desde un lado más natural

“En España funcionamos muy bien, y parece que en Centroamérica y Sudamérica está empezando a pasar, tenemos mucha ilusión. Es muy divertido volver a tocar en salas pequeñas porque es una forma de volver a nuestros inicios y conectar con el público desde un lado más natural”, señala el guitarrista madrileño, de 24 años.

Con poco tiempo de ruta (la banda se formó hace solo cuatro años) pero con un éxito arrollador luego de su primer álbum “Tres tequilas”, Carreño recuerda el inicio del proyecto como tres amigos que salieron a tocar por distintos bares “sin pensar que podía pasar algo serio” y de pronto cayeron “bien entre el público”.

Actualmente acompañan a Carreño y Bárcenas un equipo de músicos de entre 25 y 30 años que completan Daniel Guadaño (bajo), Patxi Urchegui (trompeta), Antonio de la Guente y Guillermo García (guitarras), Simón Cordero (batería) y Víctor Elias (teclado).

“No sé en qué momento se nos ocurrió grabar el primer disco. Fuimos a un estudio que un amigo tenía en su casa, y no teníamos expectativas… Pero pasamos de no llenar nada a meter 15000 personas en una noche”, expresa el músico, con asombro.

“Tres tequilas” (2015) fue reeditado dos años más tarde bajo el nombre “Tres tequilas y un mezcal”; en medio, en 2016 se publicó “Dr. Charas” en honor a Manuel Hevia, primer baterista y cofundador de Taburete que dejó el grupo para dedicarse a la medicina, y en 2018 se lanzó “Madame Ayahuasca”.

El grupo español se presentará el viernes 25 de octubre en La Trastienda.

– T: ¿Qué expectativas tienen con el show?

– AC: Sabemos que la Argentina está en un momento económico complicado, el año pasado ya nos contaban que se estaba viniendo esta situación… Pero de todos los shows que dimos en el continente, fue el mejor público, arengó como si fuera una cancha de fútbol, tenemos muchas ganas de tocar allá. Culturalmente nos parecemos bastante, es un público que canta desde la primera a la última canción y que salta sin parar, en España ya identifican nuestros conciertos con la palabra “joda”. Nos vamos a quedar cinco días…queremos vivir la ciudad.

– T: ¿Por qué considerás que Taburete tuvo tanto éxito en tan poco tiempo?

– AC: No supimos antes ni sabemos ahora. Nos costó mucho sonar en la radio porque tenemos una discográfica independiente y hasta que no tocamos para 15.000 personas no sonamos en la radio. Creo que en definitiva tiene que ver con que hacemos canciones naturales, sencillas, con melodías claras, que hace que la gente se identifique, en las que cantamos sobre nuestros amigos y vivencias. Los primeros discos hablan más sobre las fiestas y el último es más personal y melancólico; cada uno está relacionado con un momento particular. Pero siempre son canciones naturales, por ejemplo “Sirenas”, una de las más populares, fue grabada con un celular una tarde en una playa… No hay que darle más misticismo del que tiene.

– T: ¿Notás un cambio en el sonido de la banda?

– AC: Sí, al principio éramos tres y “Tres tequilas” fue un disco acústico. Cajón, guitarra, voz y bajo, y lo grabamos en un estudio que tenía un amigo en su casa, no tiene mucho más que eso porque fue lo que podíamos hacer. Para el segundo trabajo ya teníamos dos o tres guitarras, fuimos creciendo bastante respecto del sonido, pero lo grabamos en el mismo estudio casero. Dos años después publicamos “Madame Ayahuasca”, con la producción del argentino Max Miglin y en esos años tuvimos un cambio.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/201910/400347-taburete-gira-buenos-aires.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *