A los 26 minutos del segundo tiempo, con Gimnasia de La Plata derrotando 2 a 0 a Talleres de Córdoba, el cuarto árbitro levantó el cartel que indicaba el ingreso del número 36 del “lobo”. El sueño del pibe se estaba haciendo realidad, Ignacio Miramón, 17 años, categoría 2003, hacía su estreno en la Primera División del fútbol argentino.

Si bien se lo había mencionado como posible titular, debió esperar un rato más, después de tantos partidos en el banco de suplentes sin ingresar, pero seguro que la paciencia valió la pena. Los “triperos” golearon 3 a 0 y la noche quedará tatuada en la memoria de “Nacho” y de su familia, que viajó a La Plata para estar bien cerca de tamaño acontecimiento.

Desde el 26 de junio de 2017, cuando Renso Pérez jugó su último partido con la camiseta de Arsenal de Sarandí, que no había un bolivarense en el fútbol grande nuestro país. Bien merecida tiene su chance Miramón, por condiciones, por conducta y por compromiso. Ya se especula con que, tras la expulsión de Mancilla, podría ser titular ante Independiente en la tercera fecha, pero más que pensar en el futuro, el momento indica vivir el presente, un presente inmejorable.

Los debutantes Miramón y Mamut, con sus familiares tras el partido. Foto: Twitter Triperomaníacos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *