El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, propuso hoy que la mesa de diálogo sobre el conflicto de Cataluña se constituya el próximo lunes 24 en La Moncloa, provocando un corto circuito con el líder secesionista catalán Quim Torra, que lo acusó de actuar de forma unilateral.

El anuncio del Ejecutivo español llegó después de que el partido de Torra, Junts per Catalunya (JxC), que lidera desde Bélgica el ex presidente catalán, Carles Puigdemont, inflamó el debate en torno a su reclamo de la presencia de un mediador entre los gobiernos de España y Cataluña.

Sánchez no quiere recurrir a esa figura, mientras los independentistas de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), que aún comparten gobierno con JxC, tampoco lo ven imprescindible.

En una primera reunión que mantuvieron el 6 de febrero en Barcelona, Sánchez y Torra habían acordado conformar la mesa de diálogo antes de que terminara el mes de febrero, pero luego el presidente catalán intentó dilatar los plazos con la cuestión del mediador como argumento.

Torra quiere que el parlamento regional de mayoría independentista respalde la figura del mediador, lo que implicaría que ERC asuma su posición.

El anuncio de Sánchez, sin embargo, presiona a Torra en sentido contrario, ya que lo deja sin margen y lo obliga a secundar la posición de ERC.

En ese marco, la vocera parlamentaria de JxC, Laura Borràs, criticó la “unilateralidad” con la que actuó el presidente del gobierno español anticipando la fecha de la reunión de la mesa de diálogo sin tener antes el consentimiento de Torra.

Sánchez, no obstante, cuenta con el aval de ERC, según fuentes conocedoras de las negociaciones citadas por la prensa local.

La mesa de diálogo entre el Ejecutivo central y el gobierno regional de Cataluña fue pactada con ERC a cambio de que facilitaran la reelección de Sánchez, quien desde enero lidera un gobierno de coalición entre su Partido Socialista (PSOE) y el partido de izquierda Unidas Podemos (UP).

Del compromiso de Sánchez de poner en marcha esa mesa depende en gran medida su supervivencia en La Moncloa, puesto que necesita los votos de ERC para aprobar los Presupuestos Generales del Estado de 2020, el principal instrumento para gobernar.

Torra, por su parte, anunció recientemente que convocaría elecciones anticipadas en Cataluña tras romper su acuerdo de gobierno con ERC, el partido que lidera desde la prisión el ex vicepresidente Oriol Junqueras, y que ha sido el artífice del diálogo con Sánchez.

En Madrid están convencidos de que Torra busca boicotear ese diálogo para perjudicar electoralmente a ERC y, en definitiva, la posibilidad de que el conflicto secesionista de Cataluña se encauce por una vía de diálogo que puede llevar años.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/202002/433575-sanchez-torra-espana-cataluna.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *