Los agentes de la Policía Militar que llevaban trece días en huelga en el estado norteño de Ceará para exigir mejoras salariales y laborales decidieron hoy acabar con los paros y protestas que provocaron casi 150 muertos y la orden del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, de enviar a las Fuerzas Armadas para restablecer el orden.

Los policías aceptaron la propuesta presentada anoche por una comisión especial formada por representantes del gobierno y la policía en Ceará, informó el portal de noticias local G1.

Uno de los principales puntos del acuerdo implica que los agentes regresen a sus puestos de trabajo, el compromiso por parte del gobierno local de no transferir a los agentes a zonas del interior del estado durante los 60 días posteriores a los disturbios y la garantía de invertir 495 millones de reales (100 millones de dólares) en salarios para los agentes hasta el año 2022.

Las propuestas fueron presentadas por el ex diputado federal Cabo Sabino, líder de la Policía Antidisturbios después de una votación en la que la mayoría de los policías acordaron levantar la huelga.

“Hoy contamos con el apoyo del Ejército, el Colegio de Abogados de Brasil y la Oficina del Defensor Público. Si este movimiento continúa, no sabremos cómo será el mañana”, aseveró poco antes el diputado Soldado Noélio, que fue designado como representante policial para dialogar con las autoridades.

Desde el comienzo de los disturbios policiales, el número de homicidios aumentó considerablemente hasta ascender a casi 150 muertos, según datos oficiales.

El incremento de estas muertes violentas ha sido del 138% en comparación con los datos obtenidos en febrero de 2019, citó la agencia de noticias Europa Press.

La situación provocó que el presidente Jair Bolsonaro ordenara el despliegue de las Fuerzas Armadas por todo el estado de Ceará para hacer frente a la escalada de violencia protagonizada por los agentes en las manifestaciones.

El senador del Partido Democrático Laborista (PDL) Cid Gomes resultó herido por dos disparos cuando intentaba romper con una retroexcavadora un piquete que varios agentes de la Policía Militar habían realizado durante las protestas.

Desde que se iniciaran las manifestaciones, casi una decena de policías fueron detenidos por diversos actos vandálicos y unos 300 están siendo investigados.

El gobierno de Ceará informó que todos aquellos agentes relacionados con los motines y actos vandálicos serían investigados y sancionados en caso de que su participación sea comprobada.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/202003/436734-policias-del-estado-brasileno-de-ceara-ponen-fin-a-la-huelga-tras-trece-dias-de-fuertes-protestas.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *