El cantante salteño de música urbana Lautaro Pema, quien tiene más de 316 mil seguidores en YouTube y 5 millones de visitas en su single “Mi pueblo se rebela”, consideró que esa canción es “un vehículo para expresar lo que pasaba en mi provincia” y aseguró que si sus “temas pueden ayudar a abrir la mente de las personas, bienvenido sea”.

Lautaro es hijo de Carlos Pema, percusionista de Los Nocheros, y Verónica, una pianista clásica. De joven recorrió todo el under rapero incluyendo las riñas de gallo de las plazas de la capital salteña y ya teloneó a Duki, Ecko y Khea.

En su canal de Youtube ya se pueden ver canciones como la comprometida “Mi pueblo se rebela”, “Pensaste”, “Amor Bipolar”, “Eres”, “Que hablen” y “La danza de mi barrio”.

Mientras prepara una sesión acústica de sus temas para subir a las tiendas digitales, Pema comenzó a delinear las canciones de un disco que quiere lanzar antes de fin de año.

Otra diferencia es que Pema ya tiene banda, en sus shows esta acompañado por un DJ que además maneja los sintetizadores, un guitarrista y un baterista y percusionista.

El trapero salteño charlo con Télam sobre su presente:

T:-¿Cómo te empezaste a inclinar por este estilo? ¿Había pelea de gallos y música urbana en Salta?
P:– Sí, batallaba a los 12 años, y por esa época comencé a grabar mi primer tema. Mis amigos y familiares me dieron su apoyo, así que lo saqué. Había una que se llamaba la Celeste Free que era en San Carlos, otra que se llamaba la Free Feliz que era en la Placita del Niño Feliz y después se hacía la Sangre War que se hacía en frente del shopping. Se juntaba muchísima gente y más cuando estaba el auge de las batallas. Pero bueno, no eran grabadas como las que fueron tan conocidas acá como las del Quinto Escalón. Se organizaban eventos donde se alquilaban gimnasios grandes. Ahí se reunían en el medio, usaban las tribunas y micrófono, pero era bien under.

T:-¿Tu primer instrumento fue una computadora?
P:– Mi primer instrumento fue la percusión, la batería. Después empecé con la guitarra, el bajo y el piano. Tocaba todos los géneros. Toda la música me encantaba: la salsa, el rock, merengue, cuarteto, cumbia, bachata o balada, todo. Lo que grababa lo mezclaba con la computadora o con samples. Lo bueno de esto es que se puede innovar y en la música no hay barreras, ni límites, ni nada.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/201909/393522-lautaro-pema-musica-urbana-trap.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *