El ministro de Cultura, Tristán Bauer, afirmó que “Tecnópolis es una celebración de nuestra diversidad cultural” y aseguró que “la cultura es reparadora y sanadora del tejido social”, durante la inauguración del ciclo “Atardeceres de Verano” en el parque de ciencia y tecnología ubicado en la localidad bonaerense de Villa Martelli.

Sobre el ciclo que comenzó hoy y se extenderá todos los viernes, sábados y domingos de febrero desde las 18, Bauer dijo a Télam que “la celebración de nuestra diversidad cultural, a partir de todos los géneros musicales que nos son propios, es una idea que va a estar muy presente, y estos atardeceres quieren ser un espacio de esperanza porque la cultura es reparadora y sanadora del tejido social”.

Queremos recuperar aquel espíritu con el que vivimos este espacio y hacerlo crecer de la mano de la transformación tan intensa que en estos años ha ocurrido en el campo de la ciencia, la tecnología y la comunicación

“Para mí representa una emoción muy profunda, cómo ministro sé de la importancia de este lugar para la cultura argentina ya que lo conozco desde su génesis, cuando sobrevolando el área con un helicóptero para buscar un espacio después que Mauricio Macri negara el permiso para hacerlo en la Ciudad, aterrizamos aquí y nos pusimos a trabajar muy intensamente para que en 2011 se abrieran las puertas por primera vez”, recordó.

El funcionario señalo que “Técnopolis fue concebido como un espacio para el encuentro, para las familias, para la ciencia, la cultura y la tecnología; también un espacio de regocijo y fiesta para todos los argentinos. Hoy estamos dando los primeros pasos en ese camino con estas celebraciones que se van a extender hasta el mes de marzo”.

“Queremos recuperar aquel espíritu con el que vivimos este espacio y hacerlo crecer de la mano de la transformación tan intensa que en estos años ha ocurrido en el campo de la ciencia, la tecnología y la comunicación”, resaltó.

El ministro aseguró, además, que “lo que encontramos fue la destrucción de lo que nosotros habíamos hecho”.

“Cuando vine por primera vez y me encontré con la imagen de San Martín amputada y la de Belgrano decapitada, las entendí como la síntesis del odio hacia lo que se había construido y también esa pretensión de borrar la historia, cómo cuando bajaron los cuadros del salón de los patriotas de la Casa Rosada o cuando los sacaron de los billetes”.

“Queremos que este sea un lugar de aprendizaje, de educación, también de celebración con alegría de la diversidad cultural y por eso están desde los inventos de Leonardo Da Vinci hasta los jóvenes que innovan en nuestro tango y folklore”, completó Bauer.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/202002/432522-tecnopolis-tristan-bauer.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *