Barcelona se adjudicó hoy la primera semifinal de la Liga de Campeones ante Liverpool, como local, por un amplio 3 a 0 solo comprensible porque el equipo catalán tiene en sus filas a Lionel Messi, autor de dos tantos, el segundo un tiro libre monumental cuando los “blaugranas” eran dominados y que transformó un potencial empate en goleada exclusivamente por su magia.

Si Messi no estuviera, seguramente Barcelona no iría a la revancha en Anfield con semejante ventaja, injustificada por lo realizado hoy por ambos equipos, pero que en los números será complicada de revertir aún para un once tan intenso como el dirigido por el alemán Jurgen Klopp. 

Es que esta tarde en el Camp Nou el “Barsa” fue un equipo de jugadas, a diferencia de lo que corresponde a sus características esenciales de posesión, control y distracción, y a lo que sumó un espíritu de lucha tan encomiable como inhabitual para su filosofía futbolística.

Y de ello fue indicativo un cambio que desde el arranque realizó el técnico Ernesto Valverde que hizo ingresar al batallador chileno Arturo Vidal por el habitualmente titular en la media cancha barcelonista, el brasileño Arthur.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/201905/354219-barcelona-liverpool-semifinales-champions-league-messi-600-goles.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *