Falleció Neil Peart, baterista y letrista de Rush

Neil Peart, baterista y letrista de la banda canadiense Rush, murió luego de librar una silenciosa batalla contra una agresiva forma de cáncer cerebral llamado glioblastoma. Tenía 67 años.

“Es con los corazones rotos y la tristeza más profunda que debemos compartir la terrible noticia de que el martes (7 de enero), nuestro amigo, hermano del alma y compañero de banda durante 45 años, Neil, perdió a su increíblemente valiente batalla de tres años y medio contra el cáncer cerebral”, dijo la banda en un comunicado de prensa.

Rush completó su última gira en 2015, después de que Peart decidió pasar más tiempo con su esposa, la fotógrafa Carrie Nuttall y su hija Olivia. Peart nunca volvió a tocar, confirmando la afirmación de Alex Lifeson en ese entonces de que su compañero de banda había terminado con las giras.

“Le dolían los hombros, le dolían los brazos, los codos, los pies, todo”, dijo Lifeson. “No quería tocar nada por menos del 100 por ciento. Le resultaba cada vez más difícil alcanzar esa marca en esta última gira. Entonces, todas esas cosas combinadas, lo entiendo”.

Para entonces, Peart había dejado una marca indeleble en Rush, tanto con su virtuoso enfoque en la batería como con su talento poético como letrista. Más tarde reveló que las dos cosas iban de la mano.

Rush ya había sacado un álbum debut homónimo antes de que Peart hiciera su debut con ellos, cuando telonearon a Uriah Heep el 14 de agosto de 1974, en el Pittsburgh Civic Arena. Pero ese concierto marcó un punto de inflexión crítico para Rush, para su nuevo baterista desgarbado de 21 años, y para el rock.

“Entre los muchos recuerdos de esa experiencia que cambió la vida, nunca olvidaría estar parado en el piso al lado del escenario a la izquierda mientras Uriah Heep tocaba ‘Stealin’”, dijo Peart en su libro de 2006 “Roadshow – Landscape with Drums: A Concert Tour by Motorcycle”. “El gran edificio oscuro, luces de colores sobre las heroicas figuras en el escenario, la audiencia rugiente, la pura electricidad en ese lugar. A mitad de su espectáculo, la cúpula retráctil del Civic Arena se había abierto, abierta a la noche de verano”.

Casi había renunciado a este sueño, recurriendo a trabajar en el mostrador de repuestos de un concesionario de maquinaria agrícola de su padre en St. Catharines, Ontario. Peart llegó triunfantemente para esta prueba conduciendo el Ford Pinto de su madre, con su batería empacada en tachos de basura.

“Recuerdo haber pensado, ‘Dios, él no es lo suficientemente genial como para estar en esta banda’”, dijo Lifeson en “Beyond the Lighted Stage”. “Y luego comenzó a tocar, y golpeó la batería de esos tambores. Tocó como Keith Moon y John Bonham al mismo tiempo”.

El debut en el estudio de Peart en “Fly by Night” (1975) se reconoce ahora como el verdadero punto de partida del grupo. Eso dio inicio a un gigante creativo y luego comercial marcado por discos elogiados por la crítica como “2112” (1976) y el éxito multiplatino “Moving Pictures” (1981).

Peart proporcionó una presencia constante a través de cambios estilísticos, ya que en los años 80 Rush se movió hacia los sonidos modernos de sintetizador, antes de regresar a su robusto enfoque de bajo, guitarra y batería. La tragedia personal también jugó un papel importante: la primera hija de Peart, y a la postre su única hija, murió en un accidente automovilístico en 1997, justo después de que Rush terminara su gira “Test for Echo”. Su madre murió de cáncer 10 meses después, y la vida profesional de Peart se detuvo de repente.

Peart tomó la ruta. Dijo que acumuló 88.000 kilómetros en su motocicleta durante el largo año sabático que siguió, recorriendo América del Norte y Central en un viaje narrado en su libro de 2002 “Ghost Rider: Travels on the Healing Road”.

Rush sacó su álbum de regreso, titulado “Vapor Trails”, ese mismo año. Peart, así como el grupo, renació. Lanzaron dos álbumes más muy bien recibidos, alcanzando la mejor ubicación en el chart de Billboard -el número 2- con “Clockwork Angels” (2012).

“Tuvimos un período en el que estuvimos inactivos durante unos cinco o seis años por razones personales”, dijo Geddy Lee en 2011. “Cuando regresamos, hubo una energía renovada y un interés renovado y simplemente una apreciación por el hecho de que podemos tocar juntos como una banda en un nivel particular”.

Siguió un período de reconocimiento sostenido. Obtuvieron la esperada inducción al Salón de la Fama del Rock and Roll en 2013. “Hemos estado diciendo durante mucho tiempo que esto no fue un gran problema”, admitió Peart esa noche. “Resulta que realmente es un gran problema”, agregó. Le siguió su primera portada en la revista Rolling Stone.

Luego, una de sus giras más famosas, “R40”, terminó como una celebración de despedida. Rush entró a decir que la llamaran la “último gran gira de esta magnitud”, y la lista de canciones evolucionó para abarcar toda la carrera y presentar rarezas como “Jacob’s Ladder” y “Lakeside Park”.

Sin embargo, a medida que esas fechas continuaron, Peart comenzó a desgastarse. Se quejaba de tendinitis en el brazo, lo que obstaculiza la capacidad para tocar sin dolor. Había creado un programa de riguroso acondicionamiento físico destinado a mantenerlo detrás de la batería el mayor tiempo posible, pero pronto surgió lo inevitable.

Aún así, al principio, había algunas dudas sobre si Rush realmente había terminado con sus giras. Lee no parecía listo para detenerse, pero tanto él como Lifeson insistieron en que no podía haber Rush sin Peart.

“No se acaba de retirar de Rush, se retiró de la batería”, dijo Lee a Trunk Nation en 2018. “Ya no está tocando la batería y está viviendo su vida, lo cual está bien. Alex y yo estamos bien con eso. Todos seguimos siendo amigos”.

En ese punto, Peart parecía haberse deslizado a su siguiente fase con facilidad.

“Últimamente, Olivia me ha estado presentando a nuevos amigos en la escuela como ‘Mi papá, él es un baterista retirado’”, dijo Peart a la revista Drumhead en 2015. “Es verdad decirlo”, agregó, antes de señalar que “es gracioso escucharlo. Y no me duele darme cuenta de que, como todos los atletas, llega un momento en el que debes retirarte del juego. Prefiero dejarlo de lado que enfrentar la situación descrita en nuestra canción ‘Losing It’”.

La letra de Peart para esa canción, publicada en “Signals” (1982), señaló que era “aún más triste verlo morir, que nunca haberlo conocido”.

Fuente: http://crock.com.ar/fallecio-neil-peart-baterista-y-letrista-de-rush/

Fuente: https://www.radio.net.ar/fallecio-neil-peart-baterista-y-letrista-de-rush/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *