El presidente turco, Recep Tayyp Erdogan, acusó al mariscal libio Jalifa Hafter de querer perpetrar una “limpieza étnica” y advirtió que no dudará en “darle la lección que se merece”, en una jornada en la que el militar rebelde anticipó que en las próximas 48 horas decidirá la propuesta de alto el fuego permantente promovida por Rusia y Turquía.

“Hay hermanos árabes que no están con Hafter, y Hafter quiere eliminarlos. Hafter busca una limpieza étnica” denunció hoy el mandatario turco, luego que el general libio abandonó hoy las conversaciones de paz celebradas ayer en Moscú sin firmar el acuerdo de alto el fuego permanente.

Durante una reunión de su partido, el islamista AKP, Erdogan aseguró que en Libia viven aún un millón de libios de ascendencia turca de la época en la que el país perteneció al Imperio otomano (hasta 1912), y que Hafter también pretende eliminarlos.

“No podemos dar la espalda a nuestros hermanos libios que quieren nuestra ayuda”, aseguró el presidente, quien insistió en que Turquía mantendrá su presencia en el país hasta “dar la libertad a los libios”.

“Si Hafter sigue con sus ataques, no retrocederemos en darle la lección que se merece”, amenazó Erdogan.

Turquía envió un reducido número de asesores militares en apoyo del gobierno de Trípoli, encabezado por Fayez al Serraj y reconocido por la ONU, que está sometido a una ofensiva militar de las fuerzas de Hafter, que controlan buena parte del país y de sus recursos petroleros.

La escalada retórica provocada por el portazo de Hafter hizo que la diplomacia rusa saliera a bajarle el tono a la polémica señalando que el acuerdo de alto el fuego permanente no fue descartado, sino que será analizado durante los próximos días.

“El comandante del Ejército Nacional Libio (LNA), Jalifa Hafter, valoró positivamente la declaración final (de cese al fuego), pero antes de firmarla se tomó dos días para discutir el documento con los líderes de las tribus que le apoyan” señaló el Ministerio de Defensa ruso a través de un comunicado de prensa replicado por la agencia de noticias EFE.

“El principal resultado del encuentro fue el principio de acuerdo entre las partes en conflicto para apoyar y mantener de manera indefinida el régimen de cese de las hostilidades”, destaca la nota oficial.

En opinión de Moscú, “esto crea una atmósfera más favorable para la celebración de la Conferencia de Berlín para Libia”.

Además, destacó que durante las maratonianas negociaciones en la capital rusa ambos bandos defendieron la soberanía, independencia e integridad territorial de Libia, al igual que se comprometieron a combatir el terrorismo internacional.

Según el proyecto de documento final, que sí fue suscrito por Al Serraj, ambas partes se comprometerían a garantizar un “respeto incondicional” del cese de las hostilidades que entró en vigor el pasado 12 de enero.

También acordarían la delimitación de una línea de contacto, lo que sería acompañado de medidas para estabilizar la situación sobre el terreno como el cese de todas las acciones ofensivas y una desescalada sincronizada de las tensiones militares.

Además, el documento filtrado a la prensa por un representante del GNA, obliga a Gobierno y rebeldes a garantizar el acceso y el reparto seguro de ayuda humanitaria.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/202001/423768-erdogan-acusa-a-hafter-de-limpieza-etnica-y-amenaza-con-darle-una-leccion.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *