Informe de Orsai Casares.

Son días de definiciones en la liga local. Como nunca corren aires “separatistas” entre los clubes casarenses y son tres los que pretenden competir en la Liga de Pehuajó: Agropecuario, Argentina 78 y Atlético. De la vereda de enfrente, por la “unión” se encuentran Smith y Deportivo y, en el medio, Boca. Pero la escisión necesita el aval de la liga casarense que aún no se ha expedido. ¿Habrá torneo local en 2020? ¿O los clubes casarenses pasarán a formar parte de un mega campeonato, atractivo desde lo deportivo, pero con diferencias económicas siderales respecto a nuestra liga?

La postura es clara pero todavía no cuenta con un aspecto central: el aval de la Liga Casarense de Fútbol. El pasado jueves 19 de diciembre, el Club Atlético realizó un pedido solicitando la libertad para competir en la liga de Pehuajó, camino que también seguirían Argentina 78 y Agropecuario. Para ello, el club “genuino” propuso disputar un torneo Preparación de febrero a abril, que determinaría los puestos de clasificación al Interligas de fin de año, con la intención de obtener la libertad para competir en la vecina localidad.
La propuesta fue acompañada por Agro y los de las vías, pero no terminó de definirse ya que no se había consultado a las autoridades de la LPF sobre la posibilidad de sumar más equipos.
De la vereda de enfrente, Deportivo expresó su negativa a jugar en Pehuajó al igual que Smith. Además, el conjunto del Parque Martín Medina presentó un boceto para disputar un torneo local, tal cual se viene disputando, y luego un Interligas A (clasifican del 1º al 3º) y un Interligas B (clasifican 4º y 5º), con el fin de darle mayor tiempo de competencia a los equipos.
Boca, por su parte, quedó abierto a nuevas propuestas, aunque también apoyaría la moción de disputar el torneo de liga pehuajense.

LA REUNIÓN DE HOY SUSPENDIDA

Tras la exposición de ambas ideas, la mesa directiva llamó a un cuarto intermedio hasta hoy 30/12, para terminar de definir los proyectos y consultar a las autoridades de las ligas vecinas qué planificación tienen para 2020 (9 de Julio y Los Toldos) y si aceptan la llegada de nuevos clubes (Pehuajó). Sin embargo, hoy por la tarde la reunión fue suspendida ya que no se pudo avanzar demasiado por la ausencia del presidente de la LPF, Fernando Bethouart, quien se encuentra de vacaciones.

QUÉ DICEN EN PEHUAJÓ

Orsai dialogó con Alberto Calcagni, directivo de la LPF, y sostuvo que “la decisión de incluir nuevos equipos en el campeonato es pura y exclusivamente de los clubes que se encuentran participando”. Según como se trataron las últimas inclusiones, dijo que “es posible que se acepten, aunque eso implica la reformulación de la forma de disputa del campeonato”. Aun así, destacó que “es una condición excluyente para competir, la autorización de la liga de origen. Si la autorización no está, el tema no puede ser tratado de ninguna manera en mesa directiva”.

POR EL SI O POR EL NO

Así, la decisión pasa exclusivamente por la Liga Casarense de Fútbol que deberá decidir si le da libertad a los clubes o si logra darle una vuelta de rosca al torneo local para volverlo más atractivo y competitivo. En eso anda Smith, única institución que se tomó el trabajo de presentar un proyecto viable, aunque también debe pulir algunos puntos.
Otro aspecto que parece esencial para darle mayor color al certamen es acelerar las negociaciones con aquellos clubes (sobre todo rurales) que hoy por distintos motivos no forman parte del campeonato local. La Liga Casarense deberá seducir a estas instituciones que se han alejado de la competencia por distintos motivos y buscar estrategias para que vuelvan a participar.

¿AGUANTAN EN PEHUA?

En cuanto a las instituciones que piden por su “liberación”, en caso de ser concedida, habrá que ver si están en condiciones de afrontar un campeonato muy exigente, tanto desde lo deportivo como desde lo económico. Es de público conocimiento que sólo el gasto en refuerzos cuadriplica a cualquier equipo de Carlos Casares. Y a eso habrá que sumarle los gastos de traslado, que también se incrementarán de manera abismal, árbitros y policías; teniendo como ingreso báscio la venta de entradas la cual es prácticamente nula en nuestra ciudad (aún en partidos de la segunda categoría del fútbol argentino).

Este es el mapa de la liga hoy, dividida entre “separatistas” y “unionistas” luego de un torneo que pide a gritos una reformulación, ante la “caída” de los equipos del “campo”. El éxodo a otras ligas tampoco parece ser una efectiva solución para levantar nuestro fútbol, sino más bien el certificado de defunción de la liga que tanto costó sostener.

UNO X UNO: LA POSTURA DE LOS CLUBES

Agropecuario: Separatista. Desde 2018, apoya la moción de Atlético, buscando un lugar en la Liga de Pehuajó. Fundamenta su decisión en la infraestructura y el capital de jugadores que cuenta para afrontar este tipo de torneos.

Argentina 78: Separatista. Otro de los equipos que pretende jugar en Pehuajó. Protagonista de los últimos campeonatos de la liga local, con campeonato incluido en 2013, busca mayor competitividad. Sin el poderío de Agro, será un verdadero desafío para los de las vías competir de igual a igual con una liga que triplica el presupuesto de nuestro torneo doméstico.

Atlético: Separatista y principal promotor de competir en la vecina localidad. Fundamenta su decisión en un deslucido torneo local y en las “luces” que destalla el competitivo certamen de Pehuajó, con el recuerdo vivo de su campeonato conseguido en 2001.
Planteó un intento de proyecto de campeonato (un preparación y luego libertad a los clubes para jugar en la liga pehuajense) pero no contempló una variante para las instituciones que no desean formar parte de la competencia vecina. En la presente temporada fue quinto entre seis equipos en Carlos Casares pero apuesta a renovar la motivación “cruzando” a la LPF.

Boca: Neutral. Anteriormente apostó a mantener la unión de la Liga Casarense, pero aceptaría jugar en Pehuajó si los clubes así lo deciden. Abierto a escuchar / proponer propuestas de nuevos formatos que enriquezcan el torneo doméstico.

Deportivo: Unionista. Se opuso antes y se opone ahora a formar parte de la liga pehuajense. Apoya la idea de fortalecer el torneo local, buscando variantes para sumar a los clubes que no se encuentran participando, y disputar el Interligas junto a 9 de Julio y Los Toldos. Acompañaría el proyecto presentado por Smith.

Smith: Unionista. Aun siendo seducido por la “Copa de los Pueblos”, pretende seguir formando parte de la Liga Casarense y se opone a la idea de jugar en Pehuajó. Por eso presentó un proyecto que incluye un torneo local y luego la disputa de un Unión de Ligas A (1º al 3º) y B (4º y 5º) para mantenerse en competencia durante todo el año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *