El Tribunal Supremo español avaló hoy la inhabilitación del presidente catalán, Quim Torra, y la consecuente pérdida de su condición de diputado en el parlamento regional, lo que deriva en una situación de incertidumbre respecto a su continuidad en el poder, aunque él advierte que no cederá su cargo y el gobierno español lo respalda.

La sala contenciosa administrativa del Supremo desestimó el pedido de Torra de suspender de forma cautelar la decisión de la Junta Electoral Central (JEC) del 3 de enero último que ordenó que se le retirara su acta de diputado tras haber sido condenado por desobediencia.

Tras la decisión del Supremo, que es contraria al criterio de la Fiscalía, el Parlamento catalán debe ejecutar la retirada del escaño al líder secesionista, ya que en caso contrario se estaría incurriendo en un delito de desobediencia, según fuentes judiciales.

Todavía esta por verse si al concretarse la medida Torra puede continuar al frente del Ejecutivo regional, debido a que para acceder al cargo es requisito ser diputado, aunque la ley no especifica qué sucede en una circunstancia como la actual.

Por el contrario, el estatuto de autonomía catalán -ley de autogobierno regional- contempla como motivo de cese del presidente la existencia de una condena firme, algo aún no sucedió.

El presidente catalán fue sentenciado en primera instancia a un año y medio de inhabilitación por desobediencia al negarse a retirar en campaña electoral los lazos amarillos colgados por los independentistas en los edificios públicos para denuncia la existencia de “presos políticos”, en referencia a los líderes secesionistas que se encuentran en prisión por el fallido intento de ruptura con España de 2017.

Torra todavía tiene derecho a recurrir la sentencia ante el Tribunal Supremo, de ahí que defiende su permanencia al frente de la Generalitat, el Ejecutivo regional.

“No ha cambiado nada, no nos vamos a echar atrás”, aseguró el líder secesionista en conferencia de prensa desde Girona, en reacción a la última decisión del Supremo.

“Soy presidente de Cataluña porque así lo decidió la ciudadanía”, insistió Torra al recordar también que el 4 de enero el parlamento regional, con apoyo de los socialistas, rechazó retirarle el acta de diputado.

A la puertas de la reelección de Pedro Sánchez al frente del Ejecutivo de coalición de España, que requería la abstención de los secesionistas, los socialistas decidieron respaldar a Torra, quien todavía puede ser absuelto en casación.

Además, Sánchez confirmó que se reunirá con Torra como paso previo a la constitución de la mesa de diálogo que pactó con los independentistas a cambio de su respaldo.

Tras la decisión judicial de hoy, la derecha reclamó a Sánchez que suspenda el encuentro con Torra, agendado parala primera semana de febrero, en Barcelona.

“Torra no puede seguir ni un día más presidiendo la Generalitat”, remarcó Pablo Casado, el líder del opositor Partido Popular (PP).

La ministra de Defensa española y ex jueza del Supremo, Margarita Robles, en cambio, defendió que la decisión del Supremo no afecta el cargo del presidente regional.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/202001/426309-el-supremo-espanol-avala-la-inhabilitacion-de-torra-y-amenaza-su-continuidad-en-el-poder.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *