El País Vasco y Galicia celebrarán elecciones anticipadas el próximo 5 de abril, tras la decisión sincronizada adoptada hoy por los presidentes de ambas regiones, quienes buscan estabilidad ante una eventual profundización de la crisis separatista de Cataluña, donde también habrá elecciones, previsiblemente en junio.

El anuncio vasco

El jefe del gobierno vasco, el nacionalista Iñigo Urkullu, fue el primero en confirmar el adelanto electoral, que fue comunicado previamente su par gallego, el conservador Alberto Núñez Feijóo, quien en pocas horas anunció igual decisión.

De esta forma, los comicios gallegos coincidirán con los vascos como en las últimas tres convocatorias electorales desde 2009. En sendos casos, los comicios debían celebrarse a finales de septiembre o principios de octubre.

Aunque el lehendakari (jefe de gobierno vasco) desvinculó su anuncio del adelanto electoral de Cataluña, su decisión busca alejar el escenario electoral vasco del catalán, así como también de la negociación de los Presupuestos del Estado español, que necesitan del aval de nacionalistas vascos e independentistas catalanes.

En conferencia de prensa, Urkullu argumentó que adelanta las elecciones porque el País Vasco vive ya un “clima electoral” que impide la aprobación de iniciativas y proyectos, a siete meses de que termine la actual legislatura.

El líder del Partido Nacionalista Vasco (PNV) responsabilizó así a la oposición del anticipo de los comicios, apuntando tanto a los independentistas de EH Bildu, como Podemos y el PP.

Actualmente, el PNV -el partido hegemónico del País Vasco- gobierna en coalición con el Partido Socialista de Euskadi (PSE).

Sin embargo, los nacionalistas vascos quieren hacer valer la estabilidad vinculada a la gestión de Urkullu, quien también jugó un papel de mediador entre el gobierno español y el catalán durante el conflicto secesionista de Cataluña en 2017.

Lo que sucede en Galicia

Lo mismo ocurre en Galicia, donde Núñez Feijóo, líder del Partido Popular (PP) gallego, no confirmó si se presentará a al reelección, pero todo apunta a que intentará revalidar por cuarta vez la mayoría absoluta que dispone desde hace once años.

La continuidad de Feijóo, cuyo nombre sonó en varias ocasiones para hacerse con el liderazgo nacional del PP, es crucial para los conservadores y sus aspiraciones de volver a ocupar La Moncloa, en un momento en el que el gobierno de España cambió de color a manos de una coalición de izquierda, mientras el PP se encuentra en declive y amenazado por los ultraderechistas de Vox.

De ahí la intención de alejar los comicios vascos y gallegos lo más posible de la campaña electoral catalana, cuyos resultados son impredecibles y pueden llevar a una profundización del conflicto secesionistas y una mayor polarización política en España.

Cataluña

Por su parte, el presidente catalán, Quim Torra, anunció que convocará a elecciones tras la aprobación de sus presupuestos, pero todavía no está claro si los comicios tendrán lugar antes de que se aprueben las cuentas del Estado, que necesitan del apoyo de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC).

El anuncio de Torra tuvo lugar tras la ruptura de la coalición de gobierno entre los dos principales partidos independentistas catalanes, Junts per Catalunya (JxC) y ERC, este último promotor de una mesa de diálogo con el gobierno español que busca un acuerdo pare encontrar una salida al conflicto secesionista.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/202002/430899-el-pais-vasco-y-galicia-adelantaran-elecciones-regionales-para-separarse-de-la-crisis-catalana.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *