El Partido Socialista (PSOE) de Pedro Sánchez tiñó de rojo el mapa político de España al convertirse en el claro vencedor de las elecciones generales celebradas este domingo con 123 diputados, lo que le permitirá alcanzar la mayoría para gobernar probablemente con el apoyo de la izquierda, partidos minoritarios y la abstención de los secesionistas.

El presidente en funciones quedó al borde de poder ser reelegido al frente del Ejecutivo por mayoría absoluta, pero tiene buenas chances de triunfar en la segunda votación, ya que necesita mayoría simple, es decir, sólo más votos a favor que en contra.

Con el 99,99% del voto escrutado, el PSOE logró un triunfo contundente al pasar de 85 a 123 escaños (28,70%), mientras el conservador Partido Popular (PP), por el contrario, sufrió una debacle histórica al caer de 137 a 66 diputados (16,68%), quedándose sin opciones de liderar un gobierno alternativo de derecha.

Por su parte, Ciudadanos subió de 32 a 57 escaños (15,84%), los izquierdista de Unidas Podemos y sus aliados catalanes obtuvieron 42 escaños (14%), y los ultraderechistas de Vox entraron al Congreso de los Diputados con 24 diputados (10,26%).


El PSOE gana en Espaa

Los independentistas de ERC obtuvieron 15 escaños tras ser por primera vez la fuerza más votada en Cataluña en unas elecciones generales, seguidos por los socialistas, mientras la otra fuerza secesionista, Junts per Catalunya obtuvo 7 bancas.

El resto del mapa político lo completan el Partido Nacionalista Vasco (PNV), con 6 escaños, los independentistas vascos de Bildu, con 4, CCa-PNC (Coalición Canaria-Partido Nacionalista Canario) 2, Navarra Suma uno, Compromís (valencianos) uno, y el Partido Regionalista de Cantabria (PRC), también un escaño.

El primer objetivo de Sánchez es sumar los apoyos para su moción de investidura, que para superar en primera votación necesita alcanzar una mayoría absoluta de votos, umbral situado en las 176 bancas.

Lo podría lograr sin contar con los secesionistas catalanes si consigue el apoyo de Unidas Podemos, PNV, Compromís, PRC y Coalición Canaria, y Bildu, aunque estos últimos, también independentistas, pueden resultar difíciles de convencer. Sin esta última fuerza, se quedaría a un escaño del objetivo.

Sánchez también puede optar por reeditar los apoyos que consiguió en la moción de censura contra el conservador Mariano Rajoy, pero eso implica el voto favorable de los secesionistas. En ese caso obtendría 198 apoyos.

El costo político para conseguir el apoyo de ERC y/o JxC puede ser muy alto para Sánchez, quien no obstante tendría más posibilidades de lograr que los secesionista faciliten su elección con una abstención en la segunda votación.

Finalmente, los números permiten a Sánchez la opción de buscar un pacto con Ciudadanos, con el que el PSOE suma 180 escaños, pero el partido de Albert Rivera rechazó públicamente cualquier acuerdo con el líder socialista, de manera que en principio esa vía de negociación no sería fácil de llevar adelante.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/201904/353772-asi-quedo-el-mapa-politico-y-posibles-acuerdos-tras-las-elecciones-generales-de-espana.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *