La ONG Amnistía Internacional (AI) alertó hoy que al menos 304 personas murieron y miles resultaron heridas debido a la represión de las fuerzas de seguridad iraníes en las recientes revueltas sociales en ese país y pidió a la comunidad internacional que tome medidas urgentes para buscar una solución al conflicto.

En un nuevo informe, la organización, que acusó a las autoridades de hacer un “uso letal de la fuerza” para sofocar las manifestaciones entre los días 15 y 18 de noviembre, advirtió que las medidas puestas en marcha tras las protestas buscan “asustar” a la población y “comprar así su silencio”.

“El testimonio desgarrador de testigos presenciales sugiere que, casi inmediatamente después de que las autoridades iraníes masacraran a cientos de personas que participaban en protestas a nivel nacional, se siguió orquestando una represión a gran escala”, señaló el director de investigación de Amnistía para Medio Oriente y el norte de África, Philip Luther.

Según AI, las imágenes obtenidas respaldan las palabras de los testigos y muestran “a las fuerzas de seguridad iraníes abriendo fuego contra manifestantes desarmados que no suponían riesgo inminente alguno”, citó la agencia de noticias DPA.

“En vez de continuar con esta brutal campaña de represión, las autoridades iraníes deberían liberar inmediatamente y sin condiciones a todos aquellos que han sido detenidos de forma arbitraria”, añadió Luther.

AI pidió a la comunidad internacional que “tome medidas urgentes, incluso mediante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas” para pedir “una investigación sobre la muerte de manifestantes, “los terribles arrestos, las desapariciones forzosas y la tortura de los detenidos”.

La ONG había situado previamente la cifra de fallecidos es de 208, si bien alertó que “la cifra real era probablemente más alta”.

Las autoridades iraníes tildaron el 20 de noviembre de “inventado” el balance que había facilitado Amnistía sobre muertos en las protestas, que entonces fue de 106 fallecidos.

Las protestas iniciadas por el anuncio de la suba del precio de los combustibles, tiene, sin embargo, un trasfondo de crisis económica severa que provoca la continua devaluación de la moneda y la subida de los precios de productos básicos como el pan, el arroz y otros alimentos, que se agravó desde que Estados Unidos decidió reactivar las sanciones contra Teherán tras abandonar el pacto nuclear en 2018.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/201912/416676-amnistia-internacional-asegura-que-son-mas-de-300-los-muertos-por-la-represion-en-iran.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *