Enero

En los últimos años, la ciudad de Chicago, en el estado de Illinois, vive meses de enero con temperaturas inéditas. En la foto del 30 de enero se ven las siluetas de los edificios y el lago Michigan completamente congelado. Ese día se registró una temperatura mínima de -29 grados, inferior a la que se registran en bases antárticas. Una señal inequívoca del cambio climático. (Joshua Lott/AFP)

Febrero

Lagos, la capital de Nigeria, tiene el triste récord de ser una de las ciudades más contaminadas del planeta. Con casi 15 millones de habitantes, una cifra en constante crecimiento, tiene sus grandes déficits en la falta de viviendas dignas y en el dilema de qué hacer con la basura. La foto, tomada el 16 de febrero, corresponde al barrio de Mosalejo, en los suburbios de Lagos, donde los pobladores conviven con los desechos de todo tipo. (Yasuyoshi Chiba/AFP)

Marzo

El ciclón Idai golpeó contra las costas de Mozambique, inundando miles de kilómetros de este país del sur de Africa. En la ciudad de Buzi, sobre el océano Índico, se montó uno de los tantos centros de atención a los evacuados. El ciclón que dejó un saldo de no menos de 500 muetros y miles de avacuados, se manifestó con una fuerza inusitada. (Yasuyoshi Chiba/AFP)

Abril

La tierra reseca en el embalse de Los Laureles durante el Día de la Tierra, el 22 de abril de 2019. El embalse, que abastece a más del 50% de la demanda de agua de Tegucigalpa, la capital de Honduras, sufre una sequía sin precedentes que afecta a más de un millón de habitantes. (Orlando Sierra/AFP)

Mayo

La desmesurada crecida del río Missouri y su posterior bajante, cerca de Omaha, en los Estados Unidos, dejaron al descubierto miles de restos óseos de peces en un campo de soja que quedó completamente destruído. La producción agrícola del estado de Nebraska recibió un duro golpe. (Johannes Eisele/AFP)

Junio

Una imagen que conmovió al muindo: un oso polar hambriento busca comida en las afueras de Norilsk, la mayor ciudad del norte de Siberia. El animal recorrió cientos de kilómetros desde su hábitar natural ya que por las altas temperaturas jamás registradas, tuvo que emigrar en busca de alimento. (Irina Yarinskaya/Zapolyarnaya Pravda/AFP)

Julio

El 1° de julio, los habitantes de la zona este de Guadalajara, en el estado mexicano de Jalisco, amanecieron con un paisaje inédito: las calles cubiertas de granizo. Las piedras, del tamaño de pelotas de tenis, sepultaron vehículos y destruyeron decenas de viviendas. (Ulises Ruiz/AFP).

Agosto

Los incendios sucedidos en la Amazonia, la mayor reserva forestal del planeta, fueron una de las grandes tragedias del año. Entre enero y agosto de 2019, fueron detectados màs de 90 mil incendios, en su mayorìa, gracias a satélites. Muchos de ellos fueron originados por la tala indiscriminada, ante la mirada pasiva de las autoridades brasileñas. La Ong Greenpeace denunció que las zonas afectadas en Brasil, Perú, Bolivia y Paraguay suman más de 2,5 millones de héctáreas, el equivalente a 83 veces la superficie de la ciudad de Buenos Aires. Una catástrofe que todavía es imposible de calcular.

Septiembre

Año a año, los huracanes en el Caribe aumentan en cantidad y en intensidad. Este año fue el turno del Dorian. Nació de una ola tropical en la última semana de agosto y en su paso hacia continente americano fue adquiriendo potencia. Pero fue al llegar al achipiélago de las Bahamas que alcanzó su mayor magnitud: categoría 5, la más alta en la escala Saffir-Simpson, que mide la intensidad de los huracanes, Cuando tocó las islas Ábaco, en el norte de Bahamas, sopló con ráfagas de hasta 300 kilómetros por hora. Oficialmente se informó que dejó 71 muertos pero organizaciones sociales hablaron entonces de miles de desaparecidos. (Brendan Smialowski/AFP) 

Octubre

A principios de septiembre aparecieron manchas de petróleo en playas del norte del Brasil. Si bien nunca fue confirmado por el gobierno, los indicios señalaban como responsable a un buque griego que habría derramado unas 6.000 toneladas de crudo cerca de la costa. Con las semanas, las playas afectadas se ubicaron en los estados de Maranhão, Ceará, Paraíba, Alagoas, Pernambuco, Piaui, Río Grande del Norte, Sergipe, Bahía y Espíritu Santo, hasta llegar finalmente al norte de Rio de Janeiro: En total se han detectado más de 700 puntos de contaminaciòn a lo largo de 2.000 kilòmetros de costa. La foto, tomada el 21 de octubre, es en la playha de Itapuama, en la ciudad de Cabo de Santo Agostinho, estado de Pernambuco. (Leo Malafaia/AFP)

Noviembre

Este año Venecia sufrió la segunda peor inundación de su historia. En su pico máximo, el agua cubrió el 70% del casco urbano, incluídas la Plaza y la Basílica de San Marcos. Si bien los venecianos conviven desde hace siglos con lo que llaman el “acqua alta” (el “agua alta”), decenas de crecidas a lo largo del año producto de las mareas, nunca pasó lo de éstos tiempos. La Basílica se inundió siete veces a lo largo de 1.200 años, pero cinco de ellas se produjeron en las últimas dos décadas. El calentamiento global ha hecho subir el nivel del mar en la zona unos 20 centímetros en un siglo, a la vez que Venecia, edificada en tierras blandas, desciende un milímetro por año. Las inundaciones de noviembre y diciembre son una prueba de ello. 

Diciembre

Una adolescente que todavía no cumplió sus 17 años es, indudablemente, uno de los personajes clave de 2019. 

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/201912/419628-2019-el-mundo-en-riesgo.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *